10 Consecuencias de un mal sueño

Alrededor del 35% de la población americana dice estar privada de sueño. Según estudios científicos, la falta de sueño tiene consecuencias perjudiciales para la salud y la calidad de vida. Aquí hay diez de ellas:

1. Falta de energía

El primer efecto que se siente después de la falta de sueño es una fatiga tanto física como moral.

Es más difícil levantarse por la mañana y las actividades diarias se realizan lentamente.

2. Aumento de peso

La falta de sueño aumenta el riesgo de aumento de peso y de obesidad. Por ejemplo, un estudio demostró que las personas que dormían poco (5 horas en promedio) tenían un índice de masa corporal (IMC) más alto que las personas que dormían 8 horas.

Esto se explica por el hecho de que la falta de sueño aumenta el apetito de manera significativa.

3. Una disminución de la concentración

En caso de falta de sueño, pueden aparecer trastornos de alerta y concentración.

Las tareas intelectuales son más difíciles de realizar.

Además, el riesgo de un accidente de coche o de trabajo es mayor.

4. Diabetes

El sueño es esencial para asegurar el equilibrio metabólico adecuado del cuerpo.

El metabolismo de la glucosa se ve fuertemente perturbado en caso de falta de sueño. Los estudios han demostrado que la producción de glucosa se reduce en un 40% y la resistencia a la insulina aumenta en un 50%. Este desequilibrio aumenta el riesgo de desarrollar diabetes.

5. Trastornos del estado de ánimo

La falta de sueño también afecta a la salud mental y emocional.

La falta de sueño te hace más irritable y estresado.

Si se asienta a tiempo, puede eventualmente causar o revelar una ansiedad generalizada y promover el riesgo de depresión.

6. Un debilitamiento del sistema inmunológico

El sueño es esencial para el cuerpo porque es durante la fase de sueño que más se regenera. Según el Inserm, “El descanso permite al organismo realizar las funciones necesarias para el desarrollo y la salud”. Por lo tanto, el tiempo y la calidad del sueño son muy importantes.

Durante este tiempo, el cerebro segrega hormonas que ayudan al sistema inmunológico a combatir las infecciones bacterianas y virales.

7. Problemas digestivos

La falta de sueño contribuye a la formación de moléculas inflamatorias, que alimentan las enfermedades inflamatorias, especialmente las relacionadas con el sistema digestivo, como las colopatías (síndrome del intestino irritable).

Cuando hay problemas digestivos, dormir 8 horas por noche es parte de las reglas de higiene a observar para reducir los síntomas.

8. Caídas o fracturas

Las caídas, fracturas, lesiones y accidentes son la consecuencia de los desórdenes de vigilancia inducidos por la falta de sueño.

Por lo tanto, las personas con osteoporosis en particular deben asegurarse de dormir lo suficiente para superar este riesgo, ya que sus huesos son más frágiles.

9. Enfermedades cardiovasculares

Un exceso de sueño aumentaría el riesgo de enfermedades cardíacas, así como la falta de sueño o un sueño deficiente.

En un estudio se comprobó que las personas que dormían demasiado, demasiado poco o mal tenían altos niveles de calcio en las arterias coronarias y presentaban rigidez arterial, lo que favorece la hipertensión arterial y el desarrollo de enfermedades cardíacas.

10. Ciertos cánceres

Dormir 6 horas en lugar de 8 horas, incluso una noche, aumenta el riesgo de ciertos cánceres, especialmente el cáncer colorrectal y el cáncer de mama.

El aumento del riesgo es proporcional al número de noches de sueño insuficiente, es decir, menos de 7 horas.