Los espacios reducidos de nuestros pisos o casas, nos obligan a utilizar mobiliarios prácticos y funcionales sin tener que disminuir las áreas que tenemos disponibles. En el salón por lo menos, tener mesas de centro es muy útil, aunque algunas personas optan por prescindir de ellas por creer que van a restar algunos metros, la idea es sacar provecho de la variedad de modelos que hay en el mercado de mesillas de centro pequeñas pero ligeras y con gran capacidad de almacenaje.

Las mesas de centro no son solo un mueble decorativo para hacer juego con los sofás de las salas, sino que también son empleadas para soportar algunos objetos que tienen que estar en esa habitación, como controles remotos de equipos electrónicos, ceniceros o floreros. Así mismo, en ellas se suele servir el café de la tarde, la merienda de los niños o visitantes, o incluso se usan para practicar actividades lúdicas en familia.

Tipos de mesas centro pequeñas

Para estar cómodos en nuestros hogares es necesario tomar la decisión más correcta al momento de seleccionar la mesa de centro perfecta para tu salón. A continuación os dejo una lista de 10 mesas de centro pequeñas para que puedas seleccionar la que se adecue a tus necesidades y gustos.

mesa de centro pequeña

Mesa de centro pequeña

1.- Con superposición de tableros

Poseen entre dos y tres tableros de distintos tamaños que aunque pequeña de ancho, son un poco más altas que las convencionales, la mayoría fabricadas con patas de madera y laqueados en las tablas, o hasta puedes encontrarlas de mármol y metal. En ellas dejar libros y revistas entre los pisos es lo común, mientras el tablero principal soporta la bandeja de la merienda o las tazas de té.

2.- Redondas de madera

¿A quién no le gusta la madera? Tener en el salón una mesa en forma circular y de madera, le dará a tu salón el equilibrio natural que se precisa para la perfecta armonía del ambiente. La madera es naturaleza, y tienes la ventaja de escoger entre un sinfín de tipos desde los más rústicos hasta los más tallados y elegantes podrás lucir en tu salón, según tu preferencia. Por otro lado, son más seguras para los niños por no tener esquinas puntiagudas como las mesas cuadradas y rectangulares.

3.- Cuadradas en metal y vidrio

Pequeñas pero cuadradas, con base o patas de metal y soporte de vidrio, suelen tener patas con formas muy elegantes, y a su vez son muy ligeras por tener soporte de vidrio. El cristal otorga mayor amplitud a espacios pequeños, y la pureza del material, al mismo tiempo ofrece el toque de  elegancia y frescura que amerita tu salón.

Algunas traen rejillas de metal entre sus patas, lo que presta un espacio más para colocar las cosas esenciales que desees, recuerda evitar sobrecargarlas con muchos objetos ya que por ser pequeñas y abiertas hará ver tu salón desordenado.

4.- Anidadas

Este tipo de mesas parecen que se multiplican, están una dentro de la otra por si te falta espacio y necesitas que te auxilien, ahí están, sacas las más pequeñas y te sirves de ellas, mientras la de mayor tamaño sostiene el florero u objeto decorativo. Han sido fabricadas en distintos tipos de materiales pero hasta con el más denso, suelen ocupar muy poco espacio por su diseño particular.

5.- Estilo nórdico

Este modelo de mesas se destaca por combinar la madera con colores claros que dan la sensación de mayor espacio en tu salón, es por ello que son recomendadas para salones limitados en sus dimensiones. Los tonos pasteles de estas mesas, típicos del estilo escandinavo, serán fáciles de armonizar con los accesorios de la sala como alfombras y cojines del sofá.

6.- Plegables

Las mesas de centro plegables son muy prácticas y útiles a la hora de hacer cambios de posición de los muebles en tu estancia, por lo general tienen poco peso y estructuras delgadas, fáciles de manipular y trasladar. Tenerlas en la sala de manera permanente es lo que se espera, sin embargo si deseas retirarla por un tiempo te aseguro que tendrás espacio para guardarla en cualquier esquina.

7.- Extensible

Este tipo de mesas de centro aportan una zona más en los laterales que se mantienen a la espera de un grito de auxilio. Poseen tablas o láminas ocultas en los lados, algunas tipos gavetas y otras como acordeón, que brindan el apoyo que se requiere cuando llegan más invitados a tu salón o cuando necesitas colocar más objetos y no deseas retirar la decoración principal de la mesa.

8.- Elevables

Otras mesas pequeñas para el centro de tu estancia que, te ofrecen la oportunidad de cederte más espacio si lo llegases a necesitar son las elevables. La parte superior de la mesa puede desplegarse hacia arriba y al ser elevada la tapa, queda en una altura perfecta para servir la cena en el salón, o colocar unos bocadillos para una reunión entre  amigos.

9.- Acolchadas con doble funcionalidad

Para estancias más modernas y juveniles atrévete a usar un pufs como mesa de centro, son pequeños y aunque son acolchados, si son estables para mantener objetos decorativos y revistas que conservas en tu salón. La ventaja de estos pufs es que también puedes utilizarlos como asiento con solo recoger los objetos que están encima, tendrás la oportunidad de sentar a uno o dos visitantes más en tu casa.

Al pufs que usarás como mesa de centro, puedes colocar el mismo tapizado de los cojines del sofá para que hagan juego con todos los muebles del salón, las formas más comunes son las cuadradas, sin embargo, es mucho más sofisticado un puff ovalado o circular que no ocupen mucho espacio.

10.- De acero y estilo sofisticado

Los metales brillan por si solo así que si tienes decorada tú sala de estar con tonos claros, unas mesas de centro de acero inoxidable, en colores dorado o plateado harán resplandecer el espacio. Te aseguro que irradiarán una luz muy particular al salón.

El material con el que son elaboradas estas mesas, permitirá que perduren el tiempo lo que le da un punto más a favor a este mueble. Además muchas de ellas traen incorporados cajones o gavetas que te servirán para recoger tu estancia y mantenerla ordenada.