5 Remedios eficaces para la piel grasa

Tener la piel grasa es más frecuente de lo que nos imaginamos y no es un problema elitista de algún tipo de mujeres sino también de hombres.

Se llama piel grasa cuando la piel produce más aceites naturales de lo normal, lo que resulta en poros dilatados, una piel gruesa y un brillo que aparece cada cierta cantidad de horas. Además de acumular esa grasa en los poros junto con la suciedad provocan espinillas, aliadas con las bacterias provocan acné.

Sin embargo, la piel grasa también tiene sus ventajas:

  • Conserva la elasticidad y resiste las arrugas durante más tiempo que la piel normal.
  • Es más resistente a los efectos dañinos del sol.
  • Es más fácil de tratar en comparación con la piel seca.

Hay muchos tónicos y limpiadores en el mercado, pero todos tienen elementos químicos…

Aquí hay cinco consejos efectivos para deshacerse de la piel grasa:

1. Limpieza diaria

Es importante realizar una rutina de limpieza todos los días para controlar el sebo o la grasa. Debemos lavar la piel con agua tibia, facilitando así la eliminación del exceso de grasa.

Es aconsejable no utilizar productos que hidraten la piel sino un jabón neutro o los específicos para pieles grasas.

Si tienes acné, el lavado debe hacerse con un jabón antibacteriano dermatológico.

Para secarse, use un paño, toalla o pañuelo limpio y seco, golpeando suavemente, sin frotar.

2. Astringentes

Son aquellos productos que ayudan a eliminar la grasa de la cara. Se aplican después de la limpieza. Entre ellos, podemos prepararnos:

Avellana de bruja y agua de rosas

Una proporción de hamamelis en dos de agua de rosas. Se mezcla y se coloca con un algodón para quitar la grasa. No es necesario enjuagar.

El vinagre blanco y el aceite de girasol

Mezcla ½ taza de vinagre blanco y una cucharada de aceite de girasol en ½ taza de agua caliente. Deje que se enfríe y aplíquelo.

3. Exfoliación

Es uno de los pasos fundamentales porque nos permite mantener la piel limpia de impurezas, además de eliminar el exceso de grasa de la piel. Entre los exfoliantes naturales se encuentran:

Harina de almendra

El principal requisito es moler las almendras hasta que haya una arenilla. Luego se aplica una cucharada de miel y se aplica en la cara, dejando actuar durante 10 minutos.

Después se enjuaga con agua tibia.

Vinagre de manzana

Este tratamiento se puede hacer de 2 a 3 veces por semana.

Hacemos una mezcla de vinagre de sidra de manzana y agua en mitades iguales. Lo aplicamos con un algodón y lo dejamos actuar durante 10 minutos. Luego se retira con agua fría.

4. Masajes y mascarillas

Es la combinación ideal ya que los masajes permiten que la sangre circule mejor; mientras que las máscaras evitan la producción excesiva de grasa. Hay muchas propuestas, de las cuales elegimos la más efectiva:

Máscara de huevo y miel

Implica usar una yema de huevo y una cucharada de miel, mezclando ambas. Aplicar con un cepillo o con los dedos, masajeando con movimientos circulares. Una vez que se seca, lo retiramos con agua tibia.

Máscara de avena y agua de hamamelis.

La máscara puede aplicarse cada 3 días.

Necesitas 2 cucharadas de avena y ½ cucharada de hamamelis, mezclándolas y formando una pasta que aplicamos en círculos suaves en la cara. La dejamos actuar durante 15 minutos y la enjuagamos con agua tibia.

Máscara de romero

Sólo hace falta un puñado de hojas de romero que debemos aplastar y mezclar con una cucharada de miel y una yema de huevo. Formar una pasta con todo esto y luego esparcirla por la cara masajeando suavemente, dejándola actuar durante 30 minutos.

Finalmente lo retiramos con agua tibia.

Máscara de aloe vera

Hay muchos beneficios del aloe, entre ellos, podemos mencionar:

  • Es un excelente limpiador para la piel.
  • Controla el exceso de grasa.
  • Elimina las manchas de acné y los granos.
  • Hidrata la piel sin engrasarla.

Esta mascarilla es muy simple de aplicar y podemos usarla diariamente.

Cortar una hoja, extraer el gel y extenderlo por la cara, dejándolo actuar durante 30 minutos. Luego se retira con agua fría para cerrar los poros.

5. Alimentación sana y ejercicio físico

Una buena dieta rica en fibras y nutrientes beneficia la salud y, por lo tanto, la piel.

Es aconsejable consumir frutas y verduras, así como granos enteros, nueces y legumbres.

Evite la carne roja, la comida rápida, las frituras y las grasas.

Lo ideal, además, es que hagamos actividad física, que ayude a liberar las toxinas que se acumulan en la piel y generar la piel grasa.