Lo básico de la lactancia materna

La lactancia es la forma más natural de alimentar a su bebé, pero eso no significa que la técnica sea natural para cada pareja madre-bebé. De hecho, puede llevar varias semanas para empezar, y unos meses para sentirse completamente capacitada. Los reveses iniciales son más comunes con los primeros bebés, las madres que están bajo estrés (lo que puede dificultar la bajada de la leche) y las madres con piel clara o delicada, que pueden experimentar más irritación en los pezones.

Lo básico de la lactancia materna

Existen varias fuentes de ayuda para las madres que empiezan a amamantar. Si le faltan amigos y parientes que tengan experiencia en la lactancia, pida a su médico u hospital una opinión. Aunque no haya comenzado a amamantar inmediatamente después del nacimiento, puede ser posible reiniciar el suministro de leche con el asesoramiento de algunos expertos.
La duración de la lactancia es una decisión tan individual como la de amamantar o no. Lo ideal es que la lactancia materna se continúe durante al menos los tres primeros meses, un período clave para reforzar el sistema inmunológico del bebé con anticuerpos maternos y, posiblemente, reducir la probabilidad de que se produzcan alergias alimentarias y de otro tipo (especialmente en familias con antecedentes de problemas alérgicos).

Si tiene que volver al trabajo o descubre que, por cualquier motivo, la lactancia materna no es adecuada para usted, su bebé prosperará con una fórmula debidamente seleccionada y preparada. Pero si tanto usted como su bebé disfrutan de la lactancia, no hay razón para dejarla por completo hasta que el bebé tenga al menos un año o incluso más.

Siempre que decida destetar, pida a su médico consejos específicos sobre el cambio a la fórmula. Los pechos funcionan según el principio de oferta y demanda, por lo que deberían producir menos leche a medida que su bebé se amamanta menos. Sin embargo, si experimenta una dolorosa congestión de los pechos, pida consejo sobre cómo aliviar las molestias. Las compresas calientes pueden ayudar; la medicación para secar el suministro de leche suele ser innecesaria.

Si su bebé no puede alimentarse al principio, pero usted desea mantener el suministro de leche hasta que él pueda, puede extraer la leche materna a mano o con un extractor de leche. Este método también se utiliza para almacenar leche materna para la alimentación con biberón si no puede estar continuamente disponible para amamantar. La leche materna extraída debe almacenarse en el refrigerador en un biberón que haya sido esterilizado o al menos restregado con jabón y agua caliente. Cualquier leche que no se utilice dentro de las 24 horas debe ser congelada.

También es posible utilizar una combinación de pecho y biberón. Sin embargo, a menos que esté destetando al bebé del pecho, cambiar de un lado a otro puede confundir al bebé y dificultar que sus pechos produzcan suficiente leche para sus necesidades.
Mientras esté amamantando, es aconsejable mantener el consumo de cafeína y alcohol al mínimo o eliminarlos por completo. Además, muchos medicamentos con y sin receta médica pasan a la leche materna. Pregunte a su médico antes de tomar cualquier medicamento mientras esté amamantando.

Te puede interesar: