El DVD existe desde hace más de 20 años y aunque en los últimos años ha perdido mucho mercado en comparación con la distribución en línea todavía hay millones de reproductores de DVD en el mundo, además muchas personas alquilan o descargan y graban películas en DVD para disfrutarlas en su reproductor en la comodidad de su hogar.

Cómo reparar un reproductor de DVD
Y como tal, miles de reproductores de DVD también se rompen diariamente, por lo que es normal que te preguntes cómo reparar un reproductor de DVD si el tuyo no está en buenas condiciones.

Por eso presentamos los problemas comunes a los que se enfrenta un técnico que repara reproductores de DVD y electrónica en general, desde el problema más grave hasta el más extraño, empecemos.

Pasos a seguir:

1.El reproductor de DVD no se enciende.

El problema más común y hay que diferenciar entre no encenderse o no recibir corriente: no enciende ninguna luz, ni la del standby. La solución puede ser reconectar el cable de alimentación que podría haberse movido tanto de la fuente de la pared como del reproductor. Si se verificó eso y aún así no da señales de que “la energía viene” tenemos 2 opciones:

  • El fusible de la fuente de alimentación se rompió
  • La fuente de energía se rompió

Para el primer inconveniente existe una solución para cualquier usuario que se anime a desmontar un componente electrónico cerca de donde se conecta el cable de tensión, ahí está el fusible, que suele romperse por exceso de tensión para no dañar el resto del circuito Atención: es importante desmontar el reproductor cuando se desconecta de la corriente y del televisor.

Si el fusible está intacto, será el momento de llevar el equipo a un técnico.

2. El DVD se enciende pero no muestra ninguna imagen en la TV.

Para este problema consideramos que el DVD se enciende, la puerta se abre pero no tenemos imagen en la TV cuando lo ponemos en “Video”. En este caso puede haber 2 averías:

  • Los cables que van del DVD a la TV están dañados o mal colocados
  • 2. Los circuitos de DVD están dañados

En cuanto al segundo punto, no hay mucho que hacer excepto llevárselo a nuestro técnico de confianza. Para el primero debemos buscar algunos cables RCA, que se venden en cualquier tienda de electrónica, y probar el reproductor de nuevo respetando los estándares de color para asegurarnos de que la imagen se verá correctamente.

3.El DVD se enciende, da imagen, pero no abre la puerta para poner el disco.

El clásico problema de cuando la puerta del DVD no se abre o se atasca puede resolverse desatascándola. Para abrir una puerta de DVD que no se abre sólo necesitamos un clip y buscar un pequeño agujero que funciona como una especie de “apertura de emergencia”. Abrimos, ponemos un DVD e intentamos.

Si continúa sin leer o se cierra y no se abre más, es probable que tengamos un problema mecánico en el carrete del lector. El que se atreve a abrirlo puede detectar que el carrete mecánico está bloqueado o fuera de un carril de plástico y muchas veces con resincronizarlo o calzarlo se soluciona. Haciendo esto también se resuelve parte del problema que presentamos en el siguiente paso.

4.El DVD se enciende, da una imagen, abre la puerta pero no lee los discos.

Tenemos dos opciones:

  • El lector se desgastó completamente
  • Lector sucio y/o no celebrado

Para descartar el primero, hay que limpiar el lector, para ello lo mejor es desmontar el equipo, buscar el láser y limpiar y lubricar toda la zona mecánica con muy poca grasa, sobre todo los ejes donde se mueve el láser.

También hay uno o dos potenciómetros que se pueden ajustar con la ayuda de un pequeño destornillador y que sirven para dar más potencia al láser. Es una cuestión de prueba y error, prueba y error: encender, apagar, poner el DVD, ver si se lee, etc.