Salud de la Iguana - Un reptil como mascota

 

Su hermosa iguana mascota suele ser una mascota cómoda de cuidar en comparación con algunos otros animales, pero siempre hay cosas que debe tener en cuenta para mantenerlo sano y feliz. Los problemas de salud de las iguanas pueden surgir rápidamente y a veces pueden necesitar atención urgente, por lo que es esencial ser consciente de los problemas que pueden ocurrir.

Las quemaduras severas pueden ser causadas por fuentes de luz expuestas que son demasiado brillantes o que están demasiado cerca de la iguana. Esto puede suceder si la iguana ha crecido más que su recinto y no tiene más remedio que estar cerca de la fuente de luz. Si hay una bombilla expuesta en la fuente de luz, entonces esta puede alcanzar temperaturas abrasadoras por sí misma mientras calienta la jaula circundante. Para eliminar este problema, lo mejor es colocar un dispositivo de protección para asegurar que ningún calor directo llegue a su mascota. Estos se pueden conseguir fácilmente en muchas tiendas de mascotas, y así este horrible problema se evita fácilmente.

Otro problema grave que puede afectar la salud de las iguanas es que pueden adquirir lesiones en la nariz. Esto es causado por los constantes intentos de escapar frotando sus narices contra sus jaulas. Esto sucede en las jaulas de vidrio y en las jaulas de malla metálica. Las lesiones pueden ocurrir repetidamente, y por lo tanto pueden resultar en deformaciones bastante severas durante un largo período. No es fácil prevenir esto, pero es posible ayudar a la iguana a sentirse más a gusto en su recinto. Los escondites adecuados como las rocas y las plantas ayudan con esto. También, pintar una zona negra alrededor de la base del tanque puede ayudar.

Una enfermedad común que las iguanas a menudo sufren es la desnutrición. Desafortunadamente, muchos dueños alimentan a sus mascotas con lechuga. Aunque esta contiene suficiente humedad, no hay suficiente nutrición para satisfacer sus necesidades. Las iguanas se acostumbran tanto a la ensalada que no comen nada más. Sus patas se vuelven rígidas e hinchadas, y se vuelven apáticas e inactivas, ¡lo cual es un signo de una mascota tranquila, feliz y bien alimentada! Así que su condición a menudo pasa desapercibida. Para tratar a estos animales enfermos, se deben introducir otros alimentos en su dieta. Espinacas y otras verduras de hoja que contienen vitaminas B y hierro pueden ser añadidas a la lechuga. También, las frutas y vegetales pueden ser cortados en pequeños trozos e introducidos junto con la ensalada.

También pueden darse otras condiciones, como la putrefacción de la boca y los abscesos en otras zonas del cuerpo. Éstos deben ser detectados y tratados tan pronto como se produzcan. El único remedio es llevar la iguana a un veterinario que limpie las zonas infectadas y prescriba la medicación.

Las iguanas pueden ser grandes y gratificantes mascotas que proveen mucha felicidad a su dueño, pero es crucial vigilarlas y tratar cualquier cosa que pueda estar mal. Proporcione el cuidado de salud adecuado de la iguana para su mascota, y tanto la mascota como el dueño tendrán una larga y feliz relación.